Entrevistas a mercado, resultados e ideas (serie negocio rentable desde cero)

Feb 15

Entrevistas a mercado, resultados e ideas (serie negocio rentable desde cero)

Es post es parte de la serie Crear un negocio rentable desde cero sin tener una gran idea.

Ok, ha tomado tiempo, pero este proyecto sigue, vamos con el update y puntos claves:

 

  • Envié 50 contactos por email a las veterinarias
  • De esos 50 correos enviados, recibí 9 respuestas (lamentablemente no tengo data del open rate de los emails -cuantas personas realmente abrieron el email- porque el plugin que estaba usando para trackear esta métrica expiró su trial y no me deja ver las estadísticas)
  • De esas 9 respuestas, logré concretar 5 entrevistas presenciales y 2 telefónicas
  • De esas 7 entrevistas, saqué 3 ideas potenciales. Tengo que seguir entrevistando a ver si son comunes a lo largo de varias veterinarias más
  • Aparte de las ideas, he hecho contacto con varias personas dentro del medio (unos creadores de una app para perritos y unos estudiantes de veterinaria), lo cual sirve para futuras colaboraciones

Ideas

Se me ocurrieron 2 ideas para solventar problemáticas distintas –y aunque están en una etapa muy temprana aún y no han sido validadas en el mercado– las expondré acá:

Idea 1

  • Problemática: los dueños de mascota no están pendiente del cuidado de su perro en lo que a antipulgas se refiere, prefieren cortarle el pelo que aplicarle el antipulgas (aún cuando se les recalca que bañarlo y cortarle el pelo no elimina las pulgas)
  • Solución: un servicio de recordatorio y aplicado de antipulgas a domicilio para los dueños de mascota. De esta manera no tienen que preocuparse por estar pendiente de la renovación y aplicación del antipulgas y mantienen a su mascota sana sin mucho estrés
  • Modelo de negocio: se cargaría un costo por el envío (o costo adicional si requiere a una persona para aplicarle el antipulgas a su mascota en el domicilio). Se llegaría a acuerdos con fabricantes de antipulgas para obtenerlos a precios por mayor

Idea 2

  • Problemática: los dueños de mascota no hacen caso a las indicaciones que los veterinarios colocan para sus mascotas. Ej: una mascota que tiene una intervención quirúrgica en la mañana y se le manda a ir a la veterinaria en ayunas, pero el dueño de mascota pasa esta instrucción por alto e igual le da comida.
  • Solución: crear un servicio estilo call-center donde un operador reciba diariamente casos de operaciones de las veterinarias afiliadas y se dedique a llamar a cada dueño de mascota y –aplicando estrategias psicológicas de persuasión– le recuerde al dueño de mascota las indicaciones establecidas por el veterinario y concrete un compromiso real por cumplirlas. Esto probablemente no aliviará el mal por completo (aunque puede que sí, con un refinamiento continuo de las estrategias de persuasión), pero es un buen punto de partida.
  • Modelo de negocio: se le cobrará a las veterinarias afiliadas por cada llamada realizada o incluso –para más atractivo para la veterinaria– se podría cobrar por cada caso satisfactorio, donde la técnica de persuasión funcionó y el cliente cumplió con todos los requisitos previos a la intervención.

Estas son las ideas, tomadas de 4 de las veterinarias entrevistadas que presentan las mismas problemáticas.

Ahora bien, aparte de estas ideas, hay otra problemática que me impactó, es mucho más seria y difícil de atacar: los veterinarios son los profesionales sanitarios más propensos al suicidio. Un estudio en los Estados Unidos sitúa a los veterinarios como un grupo con el doble de riesgo de suicidio que los dentistas, más del 50% que los médicos humanos y cuatro veces más que la población en general.

Y este es un fenómeno universal, estudios en España y el Reino Unido arrojaron datos similares.

Esta problemática ha llamado mi atención fuertemente y estoy pensando en maneras de aliviarla (una cosa que haré en los próximos días, por ejemplo, es entrevistar a un médico veterinario que tiene una filosofía bastante zen digamos, lleva su veterinaria de una forma muy pacífica y relajada, lo cual hace bajar los niveles de estrés laboral a todo su equipo de trabajo… este tipo de mentalidad puede ser entonces implementada en otras veterinarias para así mejorar las condiciones de los veterinarios).

Ya veremos qué otra cosa se me ocurren en esa área.

Con respecto a las otras 2 problemáticas, con la Idea #1 iré a parques donde hay dueños de perros para plantearles la idea y recibir feedback, con la Idea #2 contactaré a otras veterinarias para saber si están interesadas en el servicio.

Aprendizajes

Los aprendizajes al contactar a las veterinarias han sido muchos -especialmente para una persona tímida como yo, no se me da fácil la interacción con extraños-. Estos aprendizajes son bastante personales y puede que a muchos lectores no le parezcan gran cosa, pero para mi lo fueron, así que dejaré acá los más memorables que surgieron de los procesos de contactos y entrevistas:

  • Al hablar con los veterinarios (en persona o por teléfono): deja que la conversación fluya, con pausas o sin ellas, no interrumpas, deja que la persona piense y siga hablando así existan lagunas de silencio. Por lo general me encontraba muy ansioso en las interacciones y hablaba mucho, trataba de llenar los vacíos de sonido que surgían a veces, lo cual está mal, porque se interrumpe el camino del pensamiento al entrevistado
  • No pensar que estoy molestando por llamarlos sin previo aviso. Al principio de las llamadas siempre las abordaba con el pensamiento “se van a molestar, quién va a querer que lo llamen para decirles que están haciendo una investigación, blablabla“; los resultados no podían estar más alejados de ese pensamiento: todos los contactos se dieron bastante bien, no hubo rechazos ni molestias, cuando no era posible que me atendieran o no les interesaba la propuesta, la gente era bastante amigable de igual forma
  • Habla lento y sé claro, ve al punto, no des tantas vueltas (esto aplica a contactos por email también, textos directos y al punto)

En general estoy contento con el proyecto, aunque no hay nada concreto aún, todo el proceso me ha ayudado a expandir la mente con respecto a la resolución de problemas y a la interacción con personas. Incluso si no logro solventar ninguna problemática en este mercado, las habilidades que estoy aprendiendo me servirán para abordar otros mercados potenciales (estudios de yoga, estudios de baile, empresas de limpieza de piscinas, gimnasios… y cualquier mercado que genere ingresos, en realidad).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *